miércoles, 20 de enero de 2016

Revolucionario enfoque sobre el origen de los Lisperguer publicado en la Revista Atenea


© Zatletic/Fotolia
Pallas athene greek goddess of wisdom. Viena, Austria.
© Zatletic / Fotolia

Los Lisperguer Wittemberg: luces y sombras de una singular familia alemana presente en la historia de España y Chile


       ¡Por fin ha aparecido mi artículo sobre el origen de los Lisperguer en la Revista Atenea! Esta publicación es una de las más antiguas y prestigiosas de Latinoamérica, habiendo sido inaugurada en 1924,  y recibido numerosos homenajes. Entre ellos, el que tuvo lugar 15 de noviembre del 2015 en la Pinacoteca de la Universidad de Concepción, donde se celebró un acto al que acudió entre otros, Alfredo Matus, director de la Academia Chilena de la Lengua.

 Allí Matus con evocadoras palabras señaló: "La valoro como una de las revistas más importantes no sólo de Chile, sino que del mundo hispánico". A lo que añadió: "Es impresionante la acogida que ha tenido...significa mucho para la cultura chilena; yo realmente la definiría como una revista esencialmente cultural en el sentido más amplio de la palabra. Aquí están representadas todas las manifestaciones del espíritu, con especial énfasis en la literatura, pero también en la filosofía, la historia y otras dimensiones culturales". 
                                           ---o---

   En sus páginas han escrito personajes tan emblemáticos como Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Amanda Labarca, Gonzalo Rojas Hernán del Solar, Miguel Arteche...Entre los extranjeros podemos citar a Camus, Sartre, Paul Valéry, TS. Eliot, Pío Baroja y tantos otros...En el año 2008 se incorporó al índice ISI, adquiriendo el estatus de revista científica, lo que la dota de una especial excelencia académica. 

           Parece que Atenea, diosa de la guerra, de la civilización, de la sabiduría, de la estrategia, de las artes y de la justicia, me hubiera tocado con su varita mágica guiando el camino de mi vida. El artículo está disponible digitalmente, por lo que puede leerse con suma facilidad por diversos portales de internet. 

Una bonita historia 

     Como es bien conocido la familia Lisperguer, impulsada en su origen por el propio emperador Carlos V, tuvo notable protagonismo en Perú y especialmente en Chile en el siglo XVI y XVII, pero en el siglo XVIII, empobrecidos y sin descendencia masculina, se disiparon bajo el peso de su abrumadora leyenda. De esta familia desciende Catalina de los Ríos Lisperguer,"la Quintrala", figura altamente mitificada de la que se han hecho centenares de interpretaciones. 

     Gracias a su poderío económico, su influencia, sus elevadas amistades y parentelas, en la época colonial se adueñaron de la justicia, del prestigio militar y de los puestos gubernativos más importantes. Por ello no resulta nada extraño -aunque si curioso-comprobar como los archivos de Santiago están inundados de documentos que describen a los Lisperguer como descendientes de una dinastía real, de los duques de Sajonia y hasta de los emperadores alemanes. Ante estos presupuestos son muchos los historiadores que han tratado de desentramar su verdadero origen.

    Artículos como "Peter Lisperguer, ein deutscher Konquistador", de Wunder Gerd, o su libro Die Familie Lisperguer in Chile, o también el artículo, "Don Pedro Lisperguer aus Worms", de Hans Reuss, o por supuesto el trascendental libro Los Lisperguer y la Quintrala de Benjamín Vicuña Mackenna, habían evidenciado con gran luminosidad y profusión de datos sobre el éxito de Lisperguer y su descendencia en Chile, pero apenas habían sido capaces de ofrecer un atisbo respecto del origen del conquistador en Alemania. 

    Desde luego resolver un rompecabezas como este era un tarea harto ardua, rayana a lo imposible. Habían transcurrido muchos siglos, habían barreras linguísticas, y por si fuera poco un inmenso océano cortando la comunicación de esta familia con su solar primitivo. De Lisperguer sólo disponíamos de su pases y licencias y poco más. Algunos historiadores chilenos como Luis de Espejo  o Luis de Roa y Ursúa, legitimados por el enorme peso mediático de la familia y basándose en certificaciones de reyes de armas (muchas de ellas encargos de particulares) no les costó nada llegar a conclusiones fáciles y proclamar abiertamente esa descendencia de una gran casa ducal. 

       Voces críticas como las de el prestigioso historiador Barros Arana o la de Thajer ojeda, dudaron de tal descendencia y así lo expresaron claramente. Piénsese que en el siglo XVI Alemania no había conseguido su unificación nacional y un duque de Sajonia era equivalente a ser un rey en su territorio. ¿Podría pensarse que el descendiente de un rey, que hubiera emigrado a América,  no hubiera dejado ni un sólo rastro de su pasado? 

Una solución original 

     Aunque la solución a tan difícil dilema es compleja y puesto que mi mayor deseo es que se lea el artículo y después el libro, apuntaré aquí algunas ideas básicas para comprender semejante reto:

  • Los reyes de armas en sus relatos inflaron el verdadero origen de la familia. 
  • La propia familia construyó su propia leyenda para aumentar su estatus social. 
  • La familia Lisperguer se enlazó con títulos de reciente creación.
  • Ante la ausencia de una estructura nobiliaria en Indias la familia experimentó una expansión desmesurada.
  • Historiadores posteriores propagaron su fama casi mitológica y la inmortalizaron en toda clases de libros de hidalguía. El poder del ideal y la emblemática hizo el resto. 
  • Las pruebas sobre la ascendencia de la familia son muy fragmentarias, aunque existen algunos relatos que sobrecogen.
  • Gracias a una investigación de quince años en España se ha podido conocer la enorme importancia de la familia Wittemberg, primos hispanos de los Lisperguer.
  • El estudio de la familia Wittemberg ha permitido ahondar en su origen común en Alemania.
  • El estudio de las fuentes alemanas ha sido fundamental para superar las incorrectas e incompletas versiones chilenas.
  • El estudio de las inscripciones de Worms ha sido fundamental para superar la falta de documentos de esta familia, unido al lamentable hecho de la destrucción del Archivo Municipal de Worms por un ataque de las tropas francesas en 1689. 
  • Si bien la solución no es perfecta avanza muchísimo la temática y clarifica el camino a seguir. 
  • Los Wittemberg en España ganaron un jucio de hidalguía que los reconocía como descendientes de una importante casa ducal tras lo que se enlazaron con varios títulos nobiliarios.
¿Interesante? ¿Quieres saber más? Empieza por leer el libro
El conquistador Lisperguer Wittemberg: De cortesano de Carlos V y Felipe II a célebre precursor de Chile y luego continúa leyendo la segunda parte que aparecerá en unos pocos meses. 




   
    
Disponibilidad del artículo sobre el origen de la familia 
Lisperguer aparecido en la Revista Atenea

      El número 512 de la Revista Atenea (segundo semestre del 2015) está disponible en su formato físico en diversas bibliotecas y centros culturales de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Chile, Argentina,  España, Bélgica, Francia y algunos países más. En su formato digital se encuentra en varios índices electrónicos como: HAPI (Hispanic American Periodicals Index), Scopus, Dialnet, Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal), Arts and Humanities Citation Index, Scielo, International Bibliography of Art, Historical Abstracts, MLA- Modern Language Association Data Base, y muchos otros. 


Gracias
Daniel Piedrabuena Ruiz-Tagle 

¿Quieres preguntar o comentar algo? Envíame un email o comenta en esta propia página.

                           danielpiedrabuena(arroba)hotmail.com


Recientemente he publicado un nuevo libro, muy novedoso en el contenido de esta temática,  titulado Los Lísperguer Wittemberg: una familia alemana en el corazón de la cultura chilena: Identidad y esplendor de la primera familia colonial de Chile.




Puedes adquirirlo a través del siguiente enlace: 




Gracias

Daniel Piedrabuena Ruiz-Tagle 


No te olvides de comentar !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario