martes, 19 de abril de 2016

El pasado alemán del marqués de Valdeflores

Luis José Velázquez de Velasco, marqués de Valdeflores (1722-1772).
Cuadro pintado por Enrique Jaraba en 1920. Se trata de un luneto adosado
al techo del Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Málaga, al cual
el cuadro pertenece. 
      Como es bien conocido el marqués de Valdeflores fue una figura icónica de la Ilustración española. Lector desde su más tierna infancia, en su juventud realizó estudios jurídicos, filosóficos y escolásticos logrando una gran erudición. En 1752 viajó a Madrid, contactó con Ignacio Luzán, quien lo introdujo en la Real Academia de la Historia. Fue uno de los más jóvenes que realizó un viaje por Península Ibérica para catalogar sus antigüedades. También uno de los primeros que introdujo el neoclasicismo en España. 

      Hoy podríamos definir a Valdeflores como un polymath: fue un historiador, literato, poeta, latinista, arqueólogo, anticuario, epigrafista, numismático, académico....Todo ello ha sido estudiado por muchos historiadores y académicos y no queda ninguna duda al respecto. Sin embargo, lo que es una gran novedad es el pasado alemán de Luis José, lo que abre un gran pórtico para una nueva interpretación de su figura.

Efectivamente, se sabe que por parte de padre el marqués pertenecía a las familias más linajudas de Málaga y de toda Andalucía. Pero por parte de madre descendía de la familia Wittemberg, una familia alemana que se había establecido en Málaga como comerciantes en el último tercio del siglo XVII. El bisabuelo del erudito andaluz se llamaba Johannes Wittemberg Dreyers y vino en torno a 1667 a Málaga, contando sólo con 14 años de edad, al cuidado de Rodrigo Elers, cónsul en Málaga por S.M. de las ciudades hanseáticas y provicias obedientes de Flandes. Johannes pronto se independizó de su curador y formó su propia compañía marítima, dedicándose al tráfico internacional de mercancías, al parecer como un factor de sus socios en Hamburgo. 

   Poco después Johannes se casaba con María Arizón, que procedía de un matrimonio mixto (Arizón procedía de Irlanda y se latinizó a partir de Harrison). De esta unión nació entre otros hijos María Wittemberg Arizón, nacida en Málaga el 8 de junio de 1674, casada el 3 de julio de 1701 con don Alonso Cruzado Zatico, regidor perpetuo de Málaga, nacido el 14 de enero de 1677. A su vez de este matrimonio nació entre otros doña Margarita Cruzado Wittemberg, bautizada en Málaga el 16 de diciembre de 1705, casada el 19 de noviembre de de 1721 con don Francisco Pascual Zacarías Velázquez de Angulo y Rentero, capitán de milicias y regidor de Málaga, entre otros muchos cargos y títulos, como es el de I marqués de Valdeflores y Señor de Sierra Blanca. A su vez de esta unión procede nuestro ilustre biografiado, Luis José Velázquez de Velasco, II marqués de Valdeflores ( 1722-1772).

  La relación de Luis José con la familia Wittemberg fue mucho más que genealógica. No sólo su madre fue una Wittemberg, sino que su hermano menor Francisco contrajo matrimonio con otra Wittemberg, su prima doña Juana Wittemberg Cotrina, de cuya unión procede una de las familias más ricas de toda Córdoba en el siglo XIX. Asimismo, existen evidencias que sugieren que Luis José mantuvo en su juventud una gran proximidad con su tío Juan Joseph Wittemberg Aguilar, racionero (según otras fuentes dean) de la catedral de Málaga. No sólo entre sus escritos se han encontrado papeles de su tío, sino que mantuvo con él una comunicación epistolar durante años, intercambiando numerosas cuestiones filosóficas y de historia natural y debatiendo ideas científicas, como la cuestión de la refracción de los rayos de la luz.

   Asimismo, se conserva correspondencia de Luis José con otro de sus tíos, don Joseph Wittemberg Aguilar, hermano del anterior y por entonces propietarios de una de las más prósperas compañías marítimas de Málaga.

    En el campo de las realizaciones intelectuales resulta paradójico pensar, que desconociendo su origen, la figura de Luis Joseph Velázquez provocó una estimable seducción entre los círculos intelectuales alemanes. Tras la publicación en 1755 de sus Orígenes de la poesía castellana, la obra tuvo una inmediata repercusión internacional. Desde luego se sabe cómo Velázquez era leído en Leipzig. Su obra aún cobró mucho más interés tras la traducción que hizo el profesor Johan Andreas Dieze en Gottingen en 1769 con el título de Geschichte der Spanischen Dichtung.

Un siglo después de la muerte de Velázquez, Emil Hübner, miembro de la Academia Imperial de Berlín, utilizó las colecciones epigráficas del erudito andaluz para conformar el volumen II de su Corpus Inscriptionum Latinarum dedicado a Hispania. Todo esto indica que si en estos foros intelectuales alemanes hubieran tenido conocimiento del pasado alemán de Velázquez, el interés por su obra hubiera sido, si cabe, aún mucho mayor.

     Para poder comprender en profundidad la enorme entidad de la familia Wittemberg en Málaga y la importancia de sus operaciones comerciales, sus casamientos, etc, resulta imperativo leerse el libro que acabo de publicar "Los Lisperguer Wittemberg: una familia alemana en el corazón de la cultura chilena: Hacia un debate identitario en torno a la primera familia colonial". 


Para acceder al libro disponible en Amazon pulse aquí:

Los Lisperguer Wittemberg: una familia alemana en el corazón de la cultura chilena

Asimismo he publicado un artículo en la prestigiosa Revista Atenea que puedes leer en el siguiente enlace: 




Asímismo he escrito un libro muy documentado sobre la etapa pre-americana del célebre conquistador alemán Pedro Lísperguer. Para adquirirlo haz clic en el siguiente enlace: 



El conquistador Pedro Lísperguer


         Muchas gracias por tu interés y no dejes de comentar. 

Daniel Piedrabuena Ruiz-Tagle

No hay comentarios:

Publicar un comentario